Feliz Día del Libro Infantil y Juvenil 2020 desde La Moncloa

Incluso desde La Moncloa se unen a esta celebración, mandan un mensaje y anuncian las actividades del Ministerio de Cultura y Deporte.

Para conmemorar esta fecha, el Ministerio de Cultura y Deporte ha puesto en marcha diferentes iniciativas entre las que destaca la inclusión en el portal de préstamo bibliotecario digital eBiblio de dos libros de literatura infantil y juvenil: ‘Un halcón que dice verdades’ y la edición ilustrada ‘Robinson Crusoe: su vida y aventuras’. Igualmente, difundirá el espacio para el público infantil y juvenil ‘De cero a 18’ habilitado en las webs de bibliotecas públicas y se referenciará el servicio Tumblebook que algunas bibliotecas públicas ofrecen a sus usuarios y que permite acceder a libros, cuentos y juegos en diferentes idiomas.

Desde mañana y durante toda la Semana Santa, la cuenta del Ministerio de Cultura y Deporte en Instagram TV ofrecerá todos los días un nuevo vídeo con la narración altruista de diferentes autores (Begoña Oro, Fran Pintadera, Ana Griott, Jesús López Moya, Pello Añorga y Yolanda Arrieta), que han querido sumarse a esta campaña leyendo sus propias obras de literatura infantil y juvenil. Estos videos se difundirán con el hashtag #elcuentodeldia. También se colgarán a diario en la cuenta de Instagram una semblanza de un autor histórico de infantil o juvenil y se recomendará su lectura y sus obras.

FELIZ DÍA DEL LIBRO INFANTIL Y JUVENIL

Hoy como es el Día del Libro Infantil y Juvenil vamos a celebrarlo en las Redes Sociales.  Hay bibliotecarios, escritores, libreros, amantes de la lectura, … que han ido subiendo muchas cosas a Internet, principalmente a Facebook y Twiter

Desde la Sala Infantil hemos subido a YouTube el cuento ‘El camino que no iba a ninguna parte’ del escritor Gianni Rodari, homenajeado este año por ser su centenario.

Todo va a salir bien

Propuestas para el Día del Libro Infantil y Juvenil 2020

Desde este blog de Leonardo os ofrecemos  interesantes propuestas para disfrutar del Día Internacional del Libro Infantil a través de las redes sociales.

.- Para celebrar el Día del Libro Infantil y Juvenil volvemos a recordar al gran escritor Hans Christian Andersen. No se si habéis visto este vídeo resumen de su vida en RTVE

https://www.rtve.es/alacarta/videos/uned/uned-pensamientos-hans-christian-andersen/876017/

.- Video cuento, El coronavirus contado a los más peques. “Coronavirus no es un príncipe (ni una princesa)” Un cuento de María Coco Hernando, ilustrado por Sara Ramírez.
https://yumpu.com/…/coronavirus-no-es-un-principe-ni-una-princesa…

.- Yoga para niños con un cuento “Adivina cuánto te quiero”
Desde la Biblioteca Pública Javier Tomeo (El Rabal) nos recomiendan este vídeo https://youtu.be/9tY57jDULJA en el que nos cuentan un cuento al mismo tiempo que realizamos una práctica de yoga. Nos ha parecido una buena idea, aunar deporte y cuentos, ahora que tenemos a los niños/as en casa.

.- Desde la página de Julián Marquina se nos ofrece acceso a actividades infantiles en 10 museos nacionales.

Más de 10 museos nacionales ofrecen actividades digitales para el público infantil

.- Lorenzo Silva, escritor ganador de premios como el Nadal y el Planeta nos regala a sus lectores su nuevo libro que es a la vez un experimento. “Y te irás de aquí” está escrito por Patricia Kal, seudónimo del escritor para enviar esta novela a distintas editoriales y demostrar así lo difícil que es hacerse un hueco en este mundillo ya que no ha encontrado ningún editor para ella. Es su regalo para sus seguidores en esta cuarentena, que se lo pueden descargar gratuitamente en: https://www.xlsemanal.com/…/lorenzo-silva-patricia-kal-reve…

.- Juegos online gratuitos para disfrutar en casa
En estos días de confinamiento surgen juegos online gratuitos para disfrutar del tiempo libre.

*Recuerda que todas estas plataformas son gratuitas, basadas en los anuncios. ¡No hagas pagos ni des tus datos personales!

Muchas páginas ofrecen juegos para jugar desde casa, tanto individualmente, como en opción multijugador, para que puedas echar una partida con tus amigos/as sin salir de casa y de manera gratuita.

Minijuegos: seguro que ya conoces esta página, pero por si acaso te la recordamos. Tienes una recopilación de juegos: multijugador como Pinturillo, clásicos como Mario Bros o el Comecocos, juegos de velocidad, de deporte… También tienes algunos juegos de escape.

– Juegos.com: incluye muchos juegos para ordenador, la mayoría de ellos también disponibles en otras plataformas, como Forge of Empires o la mítica Serpiente. También tienes algunos escape rooms.

Isladejuegos.es: otro repositorio de juegos, entre los que puedes encontrar clásicos como Minecraft.

País de los juegos: te ofrece un montón de juegos, en especial muchas versiones digitales de juegos de mesa, como el UNO, las Serpientes y escaleras o Conecta 4, además de otros ya nativos digitales como Cut The Rope.

The Paradox Room y Exit Room Escape, nos proponen resolver un Apocalipsis higiénico con nuestro ordenador, papel y lápiz. 

 

 

Manifiesto y cartel del Día del Libro Infantil y Juvenil

El Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil se celebra el 2 de abril, coincidiendo con la fecha de nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen. El objetivo, es despertar el interés y amor por los libros escritos para los niños y jóvenes y promover la lectura desde la infancia.

Hans Christian Andersen, fue el creador de algunos de los cuentos clásicos infantiles más leídos en todo el mundo como el ‘Patito Feo’, ‘Pulgarcita’, ‘el Soldado de Plomo’ o ‘la Sirenita’ y que también han sido llevados al teatro y al cine.

Es la IBBY (Organización Internacional para el Libro Juvenil), la encargada de promover tal festividad y todos los años hay un país encargado de la organización y de sacar el Manifiesto y el cartel de la fiesta.

Este año el país patrocinador le corresponde a  Eslovenia, que difunde el mensaje de Peter Svetina (con el título de «Hambre de palabras», ilustrado por Damijan Stepančič.

Donde yo vivo, los arbustos se vuelven verdes a finales de abril o principios de mayo. Al poco tiempo, se llenan de crisálidas de mariposas, que lucen como vetas de algodón o algodón de azúcar. Las orugas devoran los arbustos hoja tras hoja, hasta dejarlos despojados. Cuando las mariposas salen de sus crisálidas, echan a volar, pero los arbustos no quedan arruinados. Al llegar el verano brotan de nuevo, y así una y otra vez.
Esta es la imagen de un escritor, la imagen de un poeta. Son carcomidos, agotados por sus historias y sus poemas, las cuales, una vez finalizadas, emprenden su propio vuelo, refugiándose en los libros y encontrando a sus lectores. Esto no deja de repetirse.
¿Qué ocurre con estas historias y estos poemas?
Conozco a un chico al que tuvieron que operar de los ojos. Tras la operación, pasaron dos semanas donde solo se le permitió permanecer recostado sobre su lado derecho, y después de aquello, otro mes donde no pudo leer nada. Cuando volvió a coger un libro, mes y medio después, sintió como si estuviera recogiendo palabras a cucharadas, casi comiéndoselas.
Y conozco a una chica que ahora es maestra. Me dijo: pobres de aquellos niños a los que sus padres no leían libros.
Las palabras en los poemas y en los cuentos son alimento. No alimento para el cuerpo, nada que pueda llenar el estómago. Son alimento para el espíritu y para el alma.
Cuando el hombre tiene hambre o sed, se le encoge el estómago y se le seca la boca. Busca encontrar algo para comer, un trozo de pan, un plato de arroz o de maíz, un pescado o un plátano. Cuanto más hambriento se encuentra, más se le estrecha la mirada; ya no ve otra cosa que aquello que pueda saciarle.
Sin embargo, el hambre de palabras se manifiesta de forma distinta: como una tristeza, una apatía, una arrogancia. Las personas que sufren de este tipo de hambre no son conscientes de que sus almas están tiritando, de que están pasando junto a sí mismas sin haberse percibido. Una parte de su propio mundo se les va de las manos sin ellos darse cuenta.
Este tipo de hambre es la que sacian los poemas y las historias.
¿Existe, no obstante, esperanza para aquellos que nunca han satisfecho esta hambre con palabras?
Sí. Aquel chico lee casi cada día. La chica que es maestra lee cuentos a sus alumnos cada viernes, cada semana. Si alguna vez se olvida, los niños no tardan en recordárselo.
¿Y qué ocurre con el escritor, con el poeta? Con la llegada del verano, volverán a verdecer. Y una vez más serán engullidos por sus historias y poemas, que acabarán volando en todas las direcciones, igual que las mariposas. Una y otra vez.

Escrito por Peter Svetina
Ilustrado por Damijan Stepancic
Traducido por Barbara Pregelj
Adaptado por Paula Sanz

Nos acercamos al 2 de abril que es el Día del Libro Infantil y Juvenil

Este año se ha cancelado la celebración de la 57 edición de la Feria del Libro Infantil y Juvenil de Bolonia(Italia) por el coronavirus. Se ha pospuesto para el 2021.

Nos quedamos sin saber quiénes serán los ganadores del Premio Hans Christian Andersen, también conocido por el “Nobel de Literatura Infantil”, que concede el IBBY desde el año 1956. La Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil (OEPLI), había propuesto como escritor a  Jordi Sierra i Fabra y como ilustradora a Elena Odriozola.

Los actos que se habían organizado desde la Sala Infantil de la Biblioteca Pública de León para celebra el día del Libro Infantil y Juvenil, también quedan aplazados hasta nuevo aviso.

Las alumnas y alumnos de la Facultad de Educación de la ULE (Universidad de León) el curso pasado 2018-2019, realizaron una exposición con motivo del Día del Libro Infantil y Juvenil y colgaron este vídeo en YouTube, con algunos títulos recomendados.

Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil 2020

Desde 1967, el 2 de abril, coincidiendo con la fecha del nacimiento del escritor danés Hans Christian Andersen, el IBBY promueve la celebración del Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, con el fin de promocionar los buenos libros infantiles y juveniles y la lectura entre los más jóvenes.

Este año el país patrocinador le corresponde a  Eslovenia, que difunde el mensaje de Peter Svetina (con el título de «Hambre de palabras»), ilustrado por Damijan Stepančič.

Este es el cartel y el mensaje:

Hambre de palabras

Donde yo vivo, los arbustos se vuelven verdes a finales de abril o principios de mayo. Al poco tiempo, se llenan de crisálidas de mariposas, que lucen como vetas de algodón o algodón de azúcar. Las orugas devoran los arbustos hoja tras hoja, hasta dejarlos despojados. Cuando las mariposas salen de sus crisálidas, echan a volar, pero los arbustos no quedan arruinados. Al llegar el verano brotan de nuevo, y así una y otra vez.

Esta es la imagen de un escritor, la imagen de un poeta. Son carcomidos, agotados por sus historias y sus poemas, las cuales, una vez finalizadas, emprenden su propio vuelo, refugiándose en los libros y encontrando a sus lectores. Esto no deja de repetirse.

¿Qué ocurre con estas historias y estos poemas?

Conozco a un chico al que tuvieron que operar de los ojos. Tras la operación, pasaron dos semanas donde solo se le permitió permanecer recostado sobre su lado derecho, y después de aquello, otro mes donde no pudo leer nada. Cuando volvió a coger un libro, mes y medio después, sintió como si estuviera recogiendo palabras a cucharadas, casi comiéndoselas.

Y conozco a una chica que ahora es maestra. Me dijo: pobres de aquellos niños a los que sus padres no leían libros.

Las palabras en los poemas y en los cuentos son alimento. No alimento para el cuerpo, nada que pueda llenar el estómago. Son alimento para el espíritu y para el alma.

Cuando el hombre tiene hambre o sed, se le encoge el estómago y se le seca la boca. Busca encontrar algo para comer, un trozo de pan, un plato de arroz o de maíz, un pescado o un plátano. Cuanto más hambriento se encuentra, más se le estrecha la mirada; ya no ve otra cosa que aquello que pueda saciarle.

Sin embargo, el hambre de palabras se manifiesta de forma distinta: como una tristeza, una apatía, una arrogancia. Las personas que sufren de este tipo de hambre no son conscientes de que sus almas están tiritando, de que están pasando junto a sí mismas sin haberse percibido. Una parte de su propio mundo se les va de las manos sin ellos darse cuenta.

Este tipo de hambre es la que sacian los poemas y las historias.

¿Existe, no obstante, esperanza para aquellos que nunca han satisfecho esta hambre con palabras?

Sí. Aquel chico lee casi cada día. La chica que es maestra lee cuentos a sus alumnos cada viernes, cada semana. Si alguna vez se olvida, los niños no tardan en recordárselo.

¿Y qué ocurre con el escritor, con el poeta? Con la llegada del verano, volverán a verdecer. Y una vez más serán engullidos por sus historias y poemas, que acabarán volando en todas las direcciones, igual que las mariposas. Una y otra vez.

(Texto original: Peter Svetina. Traducción: Barbara Pregelj)

Cartel y Manifiesto del Día el Libro Infantil y Juvenil, 2019

La Oepli, ya nos ha mandado el Cartel y el Manifiesto para recordarnos que el día 2 de abril se celebra el Día Internacional del libro Infantil y Juvenil.

Es necesario mantener viva la llama de los jóvenes lectores y más la de los escritores e ilustradores de libros. Por eso desde la Sala Infantil nos unimos a esta celebración.

Los libros no dan la felicidad, pero son como el dinero, ayudan a conseguirla.

Si queremos ser felices:

¡TODOS A LEER!

Manifiesto: LOS LIBROS INSPIRAN PAUSA

¡Voy con prisa!”, “¡No tengo tiempo!”, “¡Adiós!”… Expresiones semejantes pueden oírse quizá a diario, no solo en Lituania -en el centro mismo de Europa-, sino en muchas partes del mundo. Y con frecuencia parecida se oye decir que vivimos en la edad de la abundancia de información, la prisa y la precipitación.
Sin embargo, tomas un libro entre las manos y, de alguna manera, te sientes distinto. Y es que los libros tienen una estupenda cualidad: te inspiran serenidad. Con un libro abierto y sumergido en sus tranquilas profundidades, ya no temes que todo te pase de lado a toda velocidad, sin llegar a apreciar nada. Empiezas a creer que no será preciso lanzarse como loco a tareas de dudosa urgencia. En un libro todo sucede sigilosamente, en orden y según una secuencia. ¿Será tal vez porque sus páginas están numeradas y las hojas al pasar crujen tranquilamente y con un suave efecto relajante? En un libro los acontecimientos pasados se encuentran plácidamente con los que han de venir.
El mundo del libro es muy abierto; su realidad sale al encuentro amistoso con el ingenio y la fantasía, y a veces ya no sabes muy bien dónde -si en un libro o en la vida- has notado de qué manera tan bella caen al derretirse las gotas del tejado nevado, o de qué forma tan encantadora cubre el musgo la cerca del vecino. ¿Ha sido en un libro o en la realidad donde has experimentado que las bayas del serbal no son sólo bellas, sino amargas? ¿Acaso sucedió en el mundo de los libros, o de verdad estabas tumbado sobre la yerba en verano, y después sentado con las piernas cruzadas, contemplando las nubes que surcaban el cielo?
Los libros ayudan a no acelerarse, enseñan a observar; los libros invitan, incluso obligan a acomodarse, pues casi siempre los leemos sentados, poniéndolos en la mesa o en el regazo, ¿no es así?
¿Y acaso no habéis experimentado otra maravilla: que cuando leéis un libro, el libro os lee a vosotros? Sí, sí, los libros también saben leer. Os leen la frente, las cejas, las comisuras de los labios, que ahora suben, ahora bajan; sobre todo, por supuesto, os leen los ojos. Y por los ojos entienden… adivinan… Bueno, ¡vosotros mismos sabéis qué!
No tengo duda de que a los libros les parece muy interesante estar sobre vuestro regazo, pues una persona que lee – sea niño o adulto – solo por eso ya es bastante más interesante que la que se resiste a tomar un libro entre las manos, que la que -siempre con prisa- no llega a sentarse y no tiene tiempo de fijarse en casi nada. Este es mi deseo para todos en el día internacional del libro infantil: ¡Que existan libros interesantes para los lectores y lectores interesantes para los libros!

Escrito por Kęstutis Kasparavičius
Ilustrado por Kęstutis Kasparavičius
Traducido del lituano por Carmen Caro Dugo