Antes de dormir un cuento

LAS VACACIONES DEL RATÓN QUE FALTABA

El verano estaba a la vuelta de la esquina.

‘Vámonos de viaje’ escribió el gato.

‘¿A dónde?, preguntó el ratón.

‘¡A donde queramos!’, respondió el gato.

El ratón pensó que nunca había visto el mar. Sólo una vez, en una postal.

El mar era azul, casi del mismo color del cielo.

En  lo alto, a la derecha, volaba una gaviota.

A lo lejos, en el horizonte, se veía una isla.

Sobre la isla, una nube grande. Una nube ENORME.

El gato, por su parte, pensó que nunca había ido a la montaña.

La había visto en una revista y la recordaba blanca, casi del mismo color de la nieve.

Abajo a la izquierda se deslizaba un trineo.

En el centro, un paisaje con un lago, pinos y montañas. MONTAÑAS pequeñas.

-¿Mar o montaña?- preguntó el ratón.

Lo echaron a cara o cruz. Perdió el mar. Y se fueron primero a la MONTAÑA, con la parentela del gato.

Cuando llegaron, el gato estaba un poco desilusionado.

.¿Y la nieve? –preguntó el gato.

-¡Pero si estamos en verano!, exclamó el ratón

-¡Excursión! –propuso el Ratón que faltaba.

 

Cayó la noche y salió la luna. El gato no había visto jamás una luna como aquella.

-¡ Es todo de plata!, gritó el gato.

Y se fueron a dormir.

-Han sido realmente unas vacaciones maravillosas. Dijo el gato el día después.

Pero el Ratón que faltaba estaba distraído, pensando en ese mar, que no había visto nunca y a donde se acercaban ahora.

Cuando llegaron a su nuevo destino ya era tarde. La mesa estaba puesta. Sus anfitriones, familiares del Ratón que faltaba, les esperaban.

Estaba el primo que odiaba la moqueta, el que se sabía el nombre de los aeropuertos de todo el mundo, el que había perdido un diente el lunes 12 de abril, el que se había ido a vivir a una tubería.  ….  Y muchos otros.

-¡Vamos a dar un paseo en barca!- propuso el gato.

  

-¿Puedo hablarle a la luna? – preguntó al gato, cuando se hizo de noche.

-Sí, pero suavemente, que la luna está acostumbrada al silencio.

-TE QUIERO. –susurró el ratón

Y se fueron a dormir.

La historia alberga un secreto que solo descubriremos al terminar de leer la aventura del gato y el ratón.

Este cuento lo puedes encontrar en la Sala de Infantil  con la signatura: 

I ZOB vac

Título: Las vacaciones del ratón que faltaba

Autor: Giovanna Zoboli 

Ilustraciones: Lisa D’Andrrea

Editorial: A buen paso

Edad recomendada:  A partir de 6 años.

 

A %d blogueros les gusta esto: