Libros encadenados


… en la Edad Media, los libros tenían que ser utilizados en la misma biblioteca y para evitar robos estaban fijos por medio de cadenas. Por esa razón se les denominaba libri catenati (libros encadenados). Si tenía lugar algún préstamo, el que se llevaba el libro debía dejar en depósito otro libro, que en el caso de no devolverse el libro prestado pasaba a formar parte del fondo de la biblioteca. Los bibliocleptos (ladrones de libros) estaban especialmente mal considerados e incluso existían maldiciones especiales para ellos.

 

Anuncios