¿Un libro apestoso? Más bien, …un buen libro

Ver cubierta a mayor tamaño

Título: Apestoso tío Muffin

Autor: Pedro Mañas

Ilustraciones de Víctor Rivas

Editorial: Anaya

Signatura: N MAÑ ape

Estamos ante un libro que por el título parece oler mal. El protagonista Mr. Muffin, parece tener propiedades magnéticas para atraer la porquería y el mal olor.

Pedro Mañas. 'Apestoso tío Muffin'

“Tal vez estés pensando que Mr. Muffin era por ello el hombre más sucio del mundo. No. Claro que no. Absolutamente no. ¡No, no, no! Por extraño que pueda parecer, Mr. Muffin era en realidad la persona más limpia y aseada que he conocido jamás.”

Pedro Mañas. 'Apestoso tío Muffin'El mal olor unido a la inseguridad y al miedo  que padece, hacen del personaje algo tierno. Que va a ser salvado por una niña, Emma, una niña misteriosa que asegura ser su sobrina y que pretende ayudarle a librarse de su apestoso aroma… y de su miedo a vivir la vida.

Un libro muy recomendable para leer este verano y, que tiene su origen, según el autor en un poema que está publicado por Kalandraka, que dice así: ‘Pobre niño aspirador. Sale limpio de su casa, pero allí por donde pasa va atrayendo el mal olor, polvo y la grasa. A cambio es muy popular, yo confieso que le adoro y le invito a merendar. Y es que me deja el hogar como los chorros del oro’.

El escritor madrileño Pedro Mañas ha conseguido con este libro el XV Premio Anaya de Literatura Infantil  en el 2017. Pero este es uno de sus muchos galardones nacionales e internacionales en el ámbito de la narrativa infantil, entre los que destacan el premio Leer es Vivir, el premio Ciudad de Málaga y el Barco de Vapor. Algunas de sus obras premiadas han sido traducidas al francés, al alemán o al chino. También es autor de varios poemarios infantiles. Entre ellos, Poemas para leer antes de leer, con el que resultó ganador del Premio de Poesía Infantil El Príncipe Preguntón y Ciudad Laberinto, que le valió el II Premio de Poesía Infantil Ciudad de Orihuela.

Una historia tierna y divertida, que te atrapa desde el principio, con una narrativa que no se pierde con historias paralelas ni con muchos personajes. Nos recuerda  a los libros de Roal Dahl, cuando los adultos parecen ser algo idiotas.

 

 

Anuncios