75 años de la muerte del poeta Miguel Hernández

Para recordar al gran poeta, en el aniversario de su muerte  recomendamos este libro de la Sala Infantil y os animamos a leer sus poemas, y ver sus ilustraciones:

Título: Miguel Hernández. 25 poemas

Autor: Miguel Hernández

Ilustradores: Miguel Hernández, Elisa Arguilé Martínez, Isidro Ferrer Soria, Javier Sáez Castán, Pablo Amargo, y otros

Editorial: Kalandraka

Signatura: P HER vei

Versos inmortales convertidos en imágenes evocadoras, reinterpretaciones visuales cargadas de emotividad, ilustraciones llenas de plasticidad que parten de un mismo sentimiento.

Miguel Hernández nació en un pueblo de Alicante, llamado Orihuela el 30 de octubre de 1910. Y  murió en la cárcel de Alicante a los 31 años de edad, en 1942. Después de haber estado preso en la cárcel de San Marcos de León (Hoy Parador Nacional)

NANAS DE LA CEBOLLA

                                   La cebolla es escarcha
                                   cerrada y pobre. 
                                   Escarcha de tus días 
                                   y de mis noches. 
                                   Hambre y cebolla, 
                                   hielo negro y  escarcha 
                                   grande y redonda.

                                   En la cuna del hambre 
                                   mi niño estaba. 
                                   Con sangre de cebolla 
                                   se amamantaba. 
                                   Pero tu sangre, 
                                   escarchada de azúcar 
                                   cebolla y hambre.

                                   Una mujer morena 
                                   resuelta en lunas 
                                   se derrama hilo a hilo 
                                   sobre la cuna. 
                                   Ríete niño 
                                   que te traigo la luna 
                                   cuando es preciso.

                                   Tu risa me hace libre, 
                                   me pone alas. 
                                   Soledades me quita, 
                                   cárcel me arranca. 
                                   Boca que vuela, 
                                   corazón que en tus labios 
                                   relampaguea.

                                   Es tu risa la espada 
                                   más victoriosa, 
                                   vencedor de las flores 
                                   y las alondras. 
                                   Rival del sol. 
                                   Porvenir de mis huesos 
                                   y de mi amor.

                                   Desperté de ser niño: 
                                   nunca despiertes. 
                                   Triste llevo la boca: 
                                   ríete siempre. 
                                   Siempre en la cuna 
                                   defendiendo la risa 
                                   pluma por pluma.

                                   Al octavo mes ríes 
                                   con cinco azahares. 
                                   Con cinco diminutas 
                                   ferocidades. 
                                   Con cinco dientes 
                                   como cinco jazmines 
                                   adolescentes.

                                   Frontera de los besos 
                                   serán mañana, 
                                   cuando en la dentadura 
                                   sientas un arma. 
                                   Sientas un fuego 
                                   correr dientes abajo 
                                   buscando el centro.

                                   Vuela niño en la doble 
                                   luna del pecho: 
                                   él, triste de cebolla, 
                                   tú satisfecho. 
                                   No te derrumbes. 
                                   No sepas lo que pasa 
                                   ni lo que ocurre.         

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: