Chamario

Puerto Malo es “un pequeño pueblo de pescadores de pocas calles y muchos barcos”. Allí vivía Blas Coll, tipógrafo que dictaba magisterio a unos discípulos que acabarían por convertirse en “colígrafos”. Uno de estos sería el poeta Eduardo Polo.

Chamario_2

De él sabemos poco más que, antes de desaparecer -a semejanza de cuantos hicieron de su grandeza, en lugar de un escaparate para la vanidad, un cobijo para sí mismos (Bierce, Salinger, Pynchon, Ben Traven…)-, destruyó todos sus escritos menos este libro “compuesto como un juguete verbal”. “Hay quienes aseguran, además, que, tal como hizo una vez un poeta chino, arrojó al agua desde un bote los restos de sus cuadernos y recortes y exclamó después: “ahora todos mis poemas están en el mar”…”

Chamario_3

Así es como, más o menos, justifica Eugenio Montejo, poeta venezolano amante de esos juegos de falsa ocultación que suelen ser los heterónimos, la existencia de este libro y de su “mágico” autor.

Chamario_4jpg

Chamario es  hermoso poemario en donde las palabras y las ilustraciones juegan con las formas y el sentido creando un divertido recorrido con un ritmo e imaginación sin límite. El reconocido poeta Eugenio Montejo, prologuista de este libro, sabiamente lo ha llamado juguete verbal. Y este juego es orquestado con brillantez por las ilustraciones de Arnal Ballester.

Chamario_7

 

Chamario es una joya literaria y plástica, un libro de auténtica poesía, una luciérnaga, un hallazgo, un milagro luminoso de rimas y versos. Pero también un aviso para navegantes: la poesía de calidad está viva e interesa a niños y adultos.
Estos versos se sitúan en la etapa de la educación poética, donde el lenguaje es el espacio y el ámbito del juego. Así encontramos rimas, palabras, sílabas y letras a ritmo de canción, desmontadas o alteradas y que realizan ingeniosas piruetas verbales o risueños desequilibrios. Decía Cortázar que “toda poesía que merece ese nombre, es juego”. El juego hace posible la transformación, la transgresión de la realidad. Eugenio Montejo lo sabe y lo aplica con maestría, se apoya en la métrica tradicional cercana a la poesía popular, en versos siempre bien medidos de seis u ocho sílabas, en el pareado, la copla o el romance. Edifica una sólida estructura rítmica y musical y busca espacios para la diversión y el extrañamiento a través de los recursos propios del lenguaje: cambios en la acentuación, fractura de palabras, alteración de sílabas, uso de palíndromos, de falsas esdrújulas, etcétera. Los poemas cuentan historias breves, redondas, con sensibilidad, con temas muy cercanos al mundo infantil como los juguetes, los sucesos cotidianos o los animales, siempre desde la sonoridad de las parlabras y el hilo invisible y mágico que sustentan la emociones y los sueños.

(Pedro Villar)

Chamario_5

Arnal Ballester es uno de los ilustradores que acudirá esta año a Ilustratour 2014

CHAMARIO

Lo encontrarás en nuestro Centro de Interés dedicado a Ilustratour y siempre en la Sección de Poesía en :

P POL cha

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: