recomendaciones


Desde mi infancia, siempre fui un niño preocupado. Cuando un coche de los bomberos iba hacia donde se encontraba mi casa, enseguida me preocupaba que fuera mi casa la que ardiera. Cuando el profesor decía que algún alumno había suspendido el examen, me preocupaba porque seguro que se refería a mí. Cuando algún amigo llegaba tarde a una cita, me preocupaba pensando que había sufrido algún accidente. Cuando escuchaba un cuento de fantasmas, me preocupaba que fuera a asomar un fantasma. Eran muchas las cosas que me preocupaban, pero descubrí que en realidad no había muchas cosas por las que valiera la pena preocuparse. En cambio, si yo no me preocupaba de nada, de pronto, todo el mundo se preocupaba. En el fondo, en esta vida, tanto si te preocupas como si no, lo cierto es que los demás se van a preocupar…

Así comienza el último album de Jimmy Liao, escritor e ilustrador taiwanés que recrea en sus libros, mundos imaginarios a través de bellísimas ilustraciones y textos poéticos.


En la Sección Infantil / Juvenil podéis encontrar todos estos títulos en el Centro de Interés permanente denominado LIBROS CON ESTRELLA

Anuncios

Libros encadenados


… en la Edad Media, los libros tenían que ser utilizados en la misma biblioteca y para evitar robos estaban fijos por medio de cadenas. Por esa razón se les denominaba libri catenati (libros encadenados). Si tenía lugar algún préstamo, el que se llevaba el libro debía dejar en depósito otro libro, que en el caso de no devolverse el libro prestado pasaba a formar parte del fondo de la biblioteca. Los bibliocleptos (ladrones de libros) estaban especialmente mal considerados e incluso existían maldiciones especiales para ellos.

 

Adivinanzas

Adivinanza anterior :

Guardada en estrecha cárcel

por soldados de marfil,

está una roja culebra

que es la madre del mentir.

          Respuesta:                                        Ganadora:

      La lengua                                      Andrea Padierna Rodríguez